Los sindicalistas acataron la conciliacion obligatoria